Galliformes

Las gallinas son típicos galliformes.
El pollo es un galliforme típico

Los galliformes pertenecen a la orden de aves de cuerpo compacto y costumbres terrestres. Sus cabezas son pequeñas y las patas, robustas; a menudo tienen picos cortos y alas cortas. Se denominan gallináceas. Los machos adultos tienen un espolón afilado en el tarso (la parte más delgada de la pata) que utilizan como arma. Comprende especies como pavos, urogallos, pollos, codornices, perdices, faisanes y crácidas.

Su tamaño puede variar desde uno tan pequeño como 12,5 cm a uno grande de alrededor de 120 cm. La más pequeña es la codorniz azul, que mide aproximadamente 12,5 cm de largo y pesa entre 28-40 g. ¡El galliforme más grande es el pavo salvaje que puede llegar a pesar 14 kg y puede ser más grande de 120 cm de largo! La envergadura de ala más grande de cualquier ave galliforme es la del pavo real y puede alcanzar los 183 cm de largo, lo que incluye su larga cola.

Este grupo tiene más de 250 especies vivas. Se encuentran en culquier rincón del mundo, a excepción de los desiertos extremadamente secos y de los lugares muy fríos como el Ártico y la Antártida. Es poco frecuente que habiten en islas, a menos que los seres humanos las hayan llevado hasta allí. Algunas especies de galliformes han sido domesticadas por los humanos.

Han desempeñado un papel importante como dispersores y depredadores de semillas. A menudo los seres humanos los crían como aves para entretenimiento. Los seres humanos también dependen de ellos por la carne y los huevos. Todos los galliformes son buenos corredores. No pueden volar tan alto como un halcón: de hecho, pueden volar solo unos pocos metros de altura para huir del peligro. En vez de volar, caminan y corren. Viven entre 5 a 8 años en el medio salvaje y hasta 30 años en cautiverio. Aman los bosques y los prados. Los machos son más coloridos que las hembras y la mayoría de ellos prefieren permanecer en un solo lugar.

La hembra galliforme pone de 3 a 16 huevos por año. Construyen su nido en la tierra o en árboles bajos a nivel del suelo. Se alimentan de frutas, semillas, hojas, brotes, flores, tubérculos, raíces, insectos, caracoles, gusanos, lagartos, serpientes, pequeños roedores y huevos. Tragan pequeñas piedras con regularidad para ayudarles a digerir la comida correctamente.

Los galliformes que permanecen en el prado tienen cuellos largos, finos, patas largas y alas anchas grandes, como, por ejemplo, el pavo salvaje y el faisán llameante cresteado. Los galliformes herbívoros y algo omnívoros tienden a ser regordetes y a tener picos gruesos cortos: son aves que se alimentan de la tierra. Les encanta comer brotes de brezo. Los jóvenes también comen insectos.

Sobreviven bien en el frío. Cuando hace frío, son menos activos para ahorrar calor corporal. También descansan bajo la nieve y crean un medio cálido que conserva el calor.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *