Dragón de Komodo

El dragón de Komodo es el lagarto de mayor tamaño del mundo. Habita en las islas indonesias de Komodo, Rinca, Flores y Gili Motang. Puede crecer hasta 3 metros de largo y pesar alrededor de 70 kilogramos. En la actualidad está clasificado como una especie en peligro de extinción debido a la deforestación, el turismo, la caza furtiva y los desastres naturales, como por ejemplo las erupciones volcánicas que se suceden con regularidad en las islas en que habita. Los dragones de Komodo están bajo protección de la ley indonesia, sobre todo en el Parque Nacional de Komodo. Existen aproximadamente entre 4.000 y 5.000 dragones de Komodo en estado salvaje.

Cómo se alimenta el dragón de Komodo

La cara de un dragón de Komodo. Imagen por los esquileos de Trisha
La cara de un dragón de Komodo. Fotografía de Trisha Shears

Los dragones de Komodo comen carne y carroña e incluso devoran a miembros de su propia especie. Cazan y emboscan a la presa, como por ejemplo: ciervos, cerdos, aves e incluso animales más grandes como búfalos y seres humanos. ¡Se estima que el 10% de su dieta consiste en otros dragones de Komodo! Se alimentan de casi cualquier tipo de carne. Las crías de los dragones de Komodo se alimentan sobre todo de pequeños lagartos o insectos. Son capaces de engullir entera a una presa de menor tamaño (hasta del tamaño de una cabra) al igual que lo hace la serpiente, porque tienen articulaciones flexibles en la mandíbula, cráneos igualmente flexibles y un estómago extensible. El dragón de Komodo tarda de 15 a 20 minutos en tragar a una cabra. ¡Este dragón está tan loco que incluso acelera el proceso de deglución embistiendo el cadáver contra un árbol para forzarlo a que pase a través de la garganta! Algunas veces el pobre árbol termina derribado. Sin embargo, no se ahoga al tener grandes pedazos de comida en la boca porque respira mediante unos pequeños tubos que están debajo de su lengua, conectados con los pulmones. Por eso respira por la boca. Dado que los dragones de Komodo no tienen diafragma, no pueden sorber el agua ni tampoco lamerla con su lengua amarilla. Por eso toman una bocanada de agua y levantan la cabeza hasta que el agua desciende por su garganta.

Después de comer hasta el 80% de su peso corporal en comida, se arrastran a un punto soleado para acelerar la digestión. Hacen esto porque la comida podría descomponerse y envenenarlo al tardar en digerirla demasiado tiempo.

El dragón de Komodo tiene un ritmo metabólico lento, al igual que la serpiente. Por eso un dragón de Komodo grande puede sobrevivir con tan solo 12 comidas al año. Regurgita los cuernos, el pelo y los dientes de su presa. Luego se limpia la cara en la tierra o en un arbusto.

El dragón de Komodo es el lagarto más grande del mundo
El dragón de Komodo es el lagarto más grande del mundo

El dragón de Komodo de mayor tamaño es el que se adelanta para comer en primer lugar, mientras que los más pequeños tienen que esperar. Si son de igual tamaño, hay una lucha entre ellos. Los perdedores se rinden. Desgraciadamente, en ocasiones los ganadores matan a los perdedores. ¡Y se los comen!

Lo creas o no, de vez en cuando llegan a devorar a personas y cadáveres humanos. Desentierran los cuerpos de sepulcros poco profundos. Este hábito horripilante ha hecho que los pueblos de Komodo hayan desplazado sus sepulcros del suelo arenoso a otro más rocoso y que apilen rocas encima de las tumbas para impedir que los dragones de Komodo desentierren los cadáveres.

Las crías del dragón de Komodo

La madre pone sus huevos en septiembre. Pone hasta 30 huevos en el nido. Utiliza un nido abandonado de talegala de Reinwardt. Las crías miden aproximadamente 40 centímetros y pesan alrededor de 100 gramos. Los huevos se incuban durante 7 u 8 meses y eclosionan en abril. Una vez que salen del cascarón, los dragoncillos de Kodomo son abandonados a su suerte y tienen que cuidar de sí mismos. Por eso se apresuran a trepar a las copas de los árboles. Viven allí hasta que son lo suficientemente grandes como para protegerse de ser devorados por los depredadores o por otros dragones de Komodo. En general, viven en los árboles hasta que tienen entre 3 y 5 años. Pueden vivir hasta los 50 años.  Las crías de dragón son de colores diversos: pueden ser amarillos, verdes, marrones y grises, con la piel moteada o a rayas. En los adultos los colores varían del rojo tierra al gris oscuro y negro.

Un dragón de Komodo prisionero
Un dragón de Komodo en cautividad

El dragón de Komodo posee una poderosa cola tan larga como su cuerpo. Tiene alrededor de 60 dientes serrados de aproximadamente 2,5 centímetros de largo. Los dientes son afiladísimos, como los dientes carniceros de un tiburón. Lo que es asombroso es que estos 60 dientes se sustituyen con frecuencia. Los dientes han sido diseñados para seccionar, rasgar y cortar pero no para masticar; por eso desgarra pedazos grandes de carne de la presa y los traga enteros mientras sujeta el cadáver con sus patas delanteras.  Los dientes están ocultos en las encías. Por eso no tiene la “sonrisa dentuda” de un cocodrilo. Su saliva se mezcla a menudo con sangre porque sus dientes están cubiertos casi en su totalidad por las encías que normalmente se cortan y se desgarran cuando el dragón de Komodo secciona y rasga la carne de una presa.

Esta clase de saliva ensangrentada es un lugar propicio para que las bacterias venenosas crezcan. Las bacterias provocan infecciones y, a menudo, la presa herida muere en el plazo de 2 a 3 días incluso si logra huir. El dragón de Komodo tiene una lengua larga, de color amarillo, profundamente bifurcada, que utiliza para oler y para saborear. Tiene un buen sentido del olfato, pero no tiene un buen sentido del oído. Sin embargo, puede ver de lejos. Puede ver a 300 metros de distancia. Tiene una visión nocturna bastante limitada. Puede ver en color, pero no percibe las cosas si no se mueven.

El buen sentido del olfato, junto con la ayuda de un viento favorable y de su hábito de balancear la cabeza de lado a lado cuando camina, ayuda mucho a los dragones de Komodo para poder buscar carne muerta putrefacta a 10 kilómetros de distancia.

Los dragones de Komodo tienen cabezas planas con hocicos redondeados y patas cortas arqueadas. Están cubiertos de escamas. Algunas de las escamas de este varánido están fortalecidas con hueso y algunas tienen un manojo de nervios que agudiza su sentido del tacto. Dichas escamas especiales les crecen en las orejas, los labios, la barbilla y en las plantas de los pies.

Aunque es enorme, el dragón de Komodo es un lagarto que se mueve rápido. Puede correr con rapidez a 20 kilómetros por hora en distancias cortas. Es un buen velocista. Es capaz de trepar a los árboles cuando es joven por medio de sus fuertes garras y son buenos nadadores. Puede zambullirse a 4,5 metros de profundidad.

El hábitat del dragón de Komodo

El dragón de Komodo vive en áreas rocosas calientes y secas. Le encanta estar en el prado seco a cielo abierto, la sabana y el bosque tropical. Es una criatura muy solitaria, excepto durante la época reproductiva y cuando se alimenta. Algo bueno sobre los dragones de Komodo es que están dispuestos a compartir sus zonas de caza. Duerme en madrigueras subterráneas. Regula la temperatura del cuerpo allí. Dichas madrigueras tienen aproximadamente de 1 a 3 metros de ancho. Utiliza sus potentes patas delanteras y garras para construirlas.

Los dragones de Komodo machos son muy territoriales y defienden su territorio, e incluso patrullan a lo largo de 2 kilómetros a la redonda para asegurarse de que ningún otro dragón de Komodo invada su territorio.

A medida que el dragón de Komodo envejece, utiliza las garras como armas principalmente, rara vez las usa para trepar a los árboles, ya que los dragones adultos son demasiado pesados. Es más activo durante el día. Normalmente caza por la tarde. Cuando hace demasiado calor, permanece a la sombra. Sus lugares de descanso preferidos están situados en las colinas yermas y los páramos donde sopla la brisa fresca del mar.

One thought on “Dragón de Komodo”

  1. Que animal más increíble el dragón de komodo. Estaba buscando una web donde poder leer sobre él y logre encontrar con la vuestra, es muy buena e interesante la información que habéis recopilado en este artítulo.

    Buen artículo y estupenda web.

    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *