Loros

Hay unas 372 especies de loros en el mundo. La mayoría de los loros se encuentran en regiones tropicales y subtropicales incluyendo Australia y las islas del Océano Pacífico, el sur de Asia, el Asia sudoriental, Ámerica del Sur, África y las regiones del sur de América del Norte. Son pájaros muy inteligentes y también son buenas mascotas. La mayoría de los loros son compañeros fieles.

El guacamayo azul es el loro volador más grande del mundo y también el loro más largo del mundo. Puede crecer hasta un metro (40 pulgadas) de largo, y pesa entre 1,2 a 1,7 kilogramos (2,6 a 3,7 libras). Sin embargo, el loro más pesado del mundo es el Kakapo de Nueva Zelanda, que puede pesar hasta 3.5kg (7,7 libras). Ambas especies, el guacamayo azul y el Kakapo, están en peligro de extinción. El Kakapo está en grave peligro – solo hay 100 en todo el mundo.

Además de tener un pico fuerte y curvado, tienen unas patas con garras afiladas y fuertes. La mayoría de los loros pueden utilizar sus patas para manejar la comida y otros objetos, de la misma manera que nosotros utilizamos nuestras manos. Un loro adulto es diestro o zurdo dependiendo de la especie a la que pertenece. Los zurdos prefieren utilizar su pata izquierda y los diestros su pata derecha. Agarran las ramas de los árboles con su pico para poder trepar por ellos. Caminan con un característico balanceo.

Como la mayoría de los loros, el loro de pecho escarlata tiene colores brillantes
Como la mayoría de los loros, el loro de pecho escarlata tiene colores brillantes

Muchos loros tienen colores brillantes y algunos son muy hermosos y tienen plumas multicolores. Un ejemplo típico es el periquito de pecho escarlata. Las plumas superficiales del macho son verdes, las de la cabeza son de color azul,y las plumas del pecho son de color escarlata con plumas amarillas en la panza. Las plumas de la hembra tienen la superficie verde y el interior amarillo. Las plumas de la cabeza y las alas son azules.

Los loros comen semillas, nueces, fruta, brotes, néctar y, a veces, animales como caracoles. Por ejemplo, los periquitos de alas doradas comen caracoles acuáticos. Los loros son depredadores de semillas, a diferencia de los murciélagos fruteros que son dispersores de semillas. Esto es porque se comen las semillas que hay dentro de la fruta; no se comen la fruta y tiran la semilla. Los loros son capaces de quitar la capa de veneno de las semillas, si la hay.

Los Lories, los Lorikeets, los Loriculus y los Lathamus comen principalmente néctar y polen. Tienen en la lengua una especie de cepillo que les permite recoger el néctar y el polen.

Solamente el Myiopsitta monachus y cinco especies de Agapornis construyen nidos en los árboles. Hay tres especies de loros australianos y los loros molidos de Nueva Zelanda que crean nidos en el suelo. El resto de loros y de cacatúas hacen sus nidos en los huecos de los árboles. ¡Algunos incluso utilizan nidos de termita para no llamar la atención de los depredadores! Para fabricar sus nidos utilizan palos, trozos de madera y plantas. Las especies más grandes tienen problemas para encontrar lugares adecuados donde fabricar sus nidos. Por ello, a veces hay luchas entre ellos o con otros pájaros para poder poner sus nidos en los sitios más adecuados.

Los loros ponen huevos blancos. Normalmente, la madre incuba los huevos. Pero en especies como las cacatúas, el Lorikeet azul y el Loriculus vernalis el padre y la madre se turnan para mantener la temperatura de los huevos.  Cuando las crías salen del cascaron están solas, sin plumas y ciegas. Las crías permanecen unas 3 o 4 semanas en el nido- el periodo de tiempo depende de la especie. Los padres se turnan para encontrar comida y para mantener a sus criaturitas calientes. Cuando los padres no están en los nidos con sus crías, las serpientes o las iguanas pueden intentar comérselos. Los padres almacenan la comida de sus polluelos en un saco que tienen en la garganta. Este saco se llama buche. Cuando su buche está lleno, vuelven a los nidos para alimentar a las crías.

Muchos loros pueden imitar sonidos, pero el Yaco es muy bueno
Muchos loros pueden imitar sonidos, pero el Yaco es muy bueno

Los loros son los pájaros más inteligentes del mundo. Pueden repetir todo lo que diga el ser humano y otros sonidos. Por ejemplo, el Yaco tiene una gran capacidad de aprendizaje. El Yaco puede copiar los sonidos que producen otros pájaros salvajes. Los loros no tienen cuerdas vocales. El sonido lo producen modificando la forma y la profundidad de su tráquea.

Algunos loros como el Kea pueden resolver rompecabezas si se les enseña cómo hacerlo. Los loros aprenden mejor cuando se les proporciona el estímulo de un ambiente natural. Por ejemplo, si a un pájaro enjaulado en un zoo o un loro que está en encerrado como animal doméstico no se le da ningún tipo de estímulo para aprender cuando son jóvenes pueden desarrollar comportamientos destructivos como arrancarse sus propias plumas. Esto es porque también se aburren y necesitan encontrar algo que hacer. Una ausencia de estímulos puede parar el desarrollo de loros jóvenes. Un grupo de loros Coracopsis fue encerrado con gallinas en jaulas minúsculas desde los 3 meses. A los 9 meses estos loros seguían comportándose como cuando tenían 3 meses y es triste decir que se comportaban más como gallinas que como loros.

Los lori arcoiris son una plaga en Australia. Fotografia del usuario de Wikipedia Nickj
Los lori arcoiris son una plaga en Australia. Fotografia del usuario de Wikipedia Nickj.

Fotografía del usuario de Wikipedia Nickj >

Los loros pueden traer el bien y el mal al ser humano. Pueden ser una fuente de ingresos para las compañías de turismo y las tiendas de animales. También ofrecen empleos para especialistas como los veterinarios que solo tratan a pájaros y las personas que crían y venden loros. Por otra parte, algunos loros son nocivos para los campos de cultivo porque se comen las frutas de los árboles, granos y otros cultivos. Un ejemplo es el lori arco iris, que es un animal nocivo en Australia.

Desafortunadamente, muchas especies de loros están desapareciendo y varios están extintos. La desaparición se debe a la pérdida de su hábitat, y la caza ilegal para el comercio de mascotas, plumas y comida. Un loro raro puede proporcionar mucho dinero a un cazador furtivo, pero cuando caza uno el loro se convierte en una especie todavía más rara y está en mayor peligro de extinción.

Algunas especies de loros grandes como las cacatúas, los amazona y los guacamayos pueden llegar a vivir 80 años. En cambio, loros pequeños como los agapornis, el lorículo o los periquitos solo viven de 15 a 20 años.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *