Oso polar

Los osos polares viven dentro del Círculo Polar Ártico. Se los puede encontrar en Canadá, Alaska, Noruega y el norte de Rusia. Son los mamíferos terresteres más grandes del mundo del orden Carnivora. (El carnivora más grande del mundo es una clase de foca, el elefante marino meridional, y se encuentra mucho más cómodo en el mar que en la tierra) Son también los osos más grandes; apenas un poco más grande que los osos pardos. Un oso polar macho adulto pesa alrededor de 350 – 680 kilogramos (770 – 1500 libras) y la hembra adulta pesa alrededor de 150 – 250 kilogramos (330 – 550 libras). ¡Cuando la hembra está preñada, llega a pesar tanto como 500 kilogramos (1100 libras)! Las temperaturas donde viven los osos polares se extienden de una media de -34C (- 30F) en el invierno y 0C (32 F) en el verano. Los osos polares pueden soportar el frío extremo porque están cubiertos de un denso abrigo de piel blanco. La altura de un oso polar macho promedio es de alrededor de 2,4 – 3 metros (8-10 pies) y la del oso polar hembra es de alrededor de 1,8 – 2,4 metros (6-8 pies).

El oso polar es el mamífero terrestre del orden Carnivora más grande del mundo
El oso polar es el mamífero terrestre del orden Carnivora más grande del mundo

Hábitat del oso polar

Nacen en la tierra pero pasan la mayor parte de su tiempo en el mar, en el hielo marino. Por eso, algunas personas afirman que el oso polar es un mamífero marino. Pueden permanecer en el hielo marino durante meses y cazar. El hielo marino es como un gran pedazo plano de hielo que deriva en el mar. Dicho hielo marino cubre las aguas en los océanos árticos. Las focas emigran según cómo el hielo marino cambia. Cuando las focas emigran, los osos polares también lo hacen, porque dichos animales son la comida preferida del oso polar. En algunas áreas, si el hielo se derrite totalmente en verano, los osos polares emigran a la tierra y esperan durante meses hasta que se forme el hielo marino. En el mar de Beaufort, los osos polares emigran hacia el norte cada verano, donde el hielo sigue congelado durante todo el año.

Adaptaciones del oso polar

El tipo de oso más cercano al oso polar es el oso pardo. Los osos polares tienen una estructura más alargada y un cráneo y nariz más largos. Tienen pequeños oídos y una pequeña cola, pero tienen patas enormes. Las patas son mucho más grandes comparadas con otras patas de otras especies de osos. Estas patas grandes y redondeadas permiten que los osos puedan equilibrar su peso mientras que caminan sobre la nieve y el hielo marino. Las patas son como zapatos para la nieve para los osos polares. Las patas de un oso polar adulto miden alrededor de 30 cm (1 pie) . Lo que es más, las almohadillas de las patas se cubren de pequeñas protuberancias que les proporcionan una buena fricción al caminar en el hielo resbaladizo. Las garras del oso polar son cortas y construidas sólidamente comparadas con las del oso pardo. Tener esas clases de garras ayuda al oso polar a agarrar la pesada presa o hielo sin ninguna dificultad. Los osos polares tienen 42 dientes. Las muelas son más pequeñas y más filosas que las muelas del oso pardo. Al ser carnívoros, los colmillos son grandes y filosos.

Oso polar: información y hechos

Los osos polares tienen un aislamiento no solo de piel, sino también de una capa de grasa de hasta 10 centímetros (4 pulgadas) de espesor. La piel y pelo se recalientan si la temperatura sube más de 10C (50 F). La piel consiste en una capa de pelo interna densa y una capa externa de pelo que luce blancuzca. La capa externa de piel tiene alrededor de 5 a 15 cm (2 a 6 pulgadas) de densidad y cubre casi el cuerpo entero.

El pelaje blanco crudo generalmente se torna amarillo a medida que envejecen. Cuando se los mantiene en un lugar cálido y húmedo, su piel puede tornarse verde pálido porque pueden crecer algas dentro de la capa externa de piel. Los machos tienen pelo más largo en las piernas delanteras que sigue creciendo hasta que el oso alcance los 14 años.

El oso polar tiene un muy buen sentido del olfato. Puede detectar una foca que esté aproximadamente a 1,5 kilómetros (1 milla) lejos y bajo un metro (una yarda) de nieve. Su audición es tan buena como la nuestra y también pueden ver a lo lejos sin ninguna dificultad.

Cómo nadan los osos polares

Son nadadores maravillosos. Nadan desde una punta a la otra del hielo marino. Los han visto nadar a 320km (200 millas) de la tierra más cercana. La grasa corporal lo ayuda a flotar. Ellos hacen nado “de perrito” con la cabeza y gran parte de la espalda sobre el agua. Las patas grandes les ayudan a propulsarse rápidamente a través del agua. Pueden nadar aproximadamente a 10 kilómetros por hora (6 mph). Tienden a caminar lenta y torpemente. La velocidad de la caminata es de aproximadamente 5,5km/h (3,5 mph). Cuando corren alcanzan una velocidad máxima de hasta 40km/h (25 mph).

Cómo cazan los osos polares

El oso polar es el más carnívoro de todos los osos. Se alimentan principalmente de focas. El ártico es el hogar de millones de focas. Las focas son cazadas por los osos cuando salen a la superficie en agujeros en el hielo marino para respirar o cuando se ubican sobre el hielo marino para descansar.

El método más común de caza del oso polar se denomina caza inmóvil. El oso utiliza su excelente sentido del olfato para localizar un agujero de respiración de la foca y se agazapa allí cerca, de manera silenciosa y paciente, a la espera de que una foca aparezca. Cuando la foca sale del agujero para respirar, el oso polar huele su respiración y rápidamente la alcanza en el agujero y arrastra a la pobre foca hacia fuera con su pata. El hocico y cuello largo del oso polar le permite buscar focas en los agujeros profundos. Las potentes piernas traseras le proporcionan la fuerza para arrastrar incluso a las focas grandes sobre el hielo. El oso polar también ataca a las focas cuando están descansando sobre el hielo marino. Por ejemplo, si el oso polar localiza una foca, camina 100 m (300 pies) y entonces se agazapa. Si la foca no se da cuenta, el oso se arrastra de 10 a 12 metros (30 – 35 pies) de la foca y acomete repentinamente hacia ella y la ataca. Un tercer método de caza es atacar las colonias reproductivas de las focas hembras.

Los osos adultos tienden a comer solo comidas muy calóricas; la piel y la capa gruesa de grasa de una foca. Los osos jóvenes que no dependen más de su madre pero que no tienen suficiente habilidad para la caza o el tamaño para cazar focas, tienen que buscar animales muertos que fueron dejados detrás por otros osos. Los osos jóvenes también pudieran verse forzados a aceptar un animal muerto medio comido si matan a una foca pero no pueden detener a osos más grandes de robárselos.  ¡Pobrecitos!

El oso polar es un potente y enorme depredador. Pueden matar a una morsa adulta, aunque en raras ocasiones lo intentan. Una morsa puede tener más de dos veces el peso del oso, y tiene colmillos de marfil largos que son de alrededor de 3 pies de largo (90cm). La morsa utiliza dichos colmillos como arma mortal para defenderse.

Los osos polares también cazan belugas, las cogen de sus agujeros de respiración en el hielo marino. Las belugas son del mismo tamaño que las morsas y, de hecho, es muy difícil que el oso polar las pueda matar. Los osos polares atacan con escasa frecuencia a una ballena adulta madura.

La mayoría de los animales de tierra en el ártico pueden correr más rápido que los osos polares en tierra firme porque los osos se recalientan rápidamente. También, la mayoría de los animales marinos con los que el oso se encuentra saben nadar más rápido que los osos polares. Así pues, como puedes ver, los osos polares no son los corredores más rápidos en tierra firme y tampoco los nadadores más rápidos del mar. En algunos lugares, los osos polares comen morsas jóvenes y los cadáveres de morsas o de ballenas adultas.

Madre y oseznos del oso polar
Madre y oseznos del oso polar

Bebés del oso polar

Los osos polares están activos a lo largo del año, a excepción de las osas preñadas. Una osa polar preñada se siente demasiado pesada para estar activa. Ella ha aumentado por lo menos 200 kg (440 libras). Para dar a luz entra en un refugio excavado en el hielo. Los oseznos nacen ciegos, cubiertos de piel marrón claro y pesan menos de un kilogramo (menos de 2 libras). Son totalmente desvalidos, ¡se morirían rápidamente de frío fuera de la guarida! Cuando tienen alrededor de 30 días de nacidos recién abren los ojos.

Nacen entre noviembre y febrero, cuando el ártico es oscuro y frío. La madre aún no come mientras alimenta a los oseznos con leche. La madre da a luz normalmente a dos crías por vez. Permanece con sus crías en la guarida hasta que los oseznos sean lo suficientemente grandes para cuidar de ellos mismos. Cuando están listos, la madre abre la entrada de la guarida. Sus oseznos pesan alrededor de 10 a 15 kg para entonces (22 a 33 libras). Durante aproximadamente 12 a 15 días, la familia pasa tiempo solo fuera de la guarida y ella todavía permanece cerca de sus crías. Los oseznos juegan entre sí. Los oseznos comienzan gradualmente a tomar paseos largos desde la guarida hacia el hielo marino. Permanecen generalmente con su madre por aproximadamente un año y medio, mientras aprenden cómo cazar. En total, la madre tiene que pasar sin comer por alrededor de 8 meses.

Los osos polares tienen la capacidad de retrasar su tasa metabólica cuando la comida es difícil de encontrar, y aumentan su tasa metabólica de nuevo cuando la comida es abundante. Los osos polares pueden retrasar su ritmo cardíaco desde 46 a 27 latidos por minutos. Pueden ayunar hasta por varios meses en los que el hielo marino derrite y no pueden encontrar focas para cazar. Viven de sus reservas de grasa por meses durante ese tiempo. Los osos polares pueden también alimentarse de bueyes almizcleros, renos, huevos de aves, roedores, crustáceos, cangrejos e incluso de otros osos polares. También comen plantas como bayas, raíces y algas pero solo en muy raras ocasiones; necesitan una dieta muy rica en grasas, y las focas y las ballenas son las comidas con más cantidad de grasa que pueden conseguir. No podrían conseguir suficiente energía tan solo de animales y plantas terrestres.

Ataques del oso polar

En raras oportunidades atacan a seres humanos, a menos que sean molestados. No obstante, un oso polar hambriento pudiera matar y comer a un ser humano. Entonces, ¡no molestes jamás a un oso hambriento! Son cazadores furtivos y astutos. Su presa es a menudo cazada sin que se de cuenta. Si una persona es atacada por un oso pardo, será herida gravemente; pero entonces el oso abandona a su víctima. Cuando un oso polar ataca a una persona, en raras ocasiones la víctima sobrevive. Entonces, si un oso polar te ataca, ¡dí tu última oración!

Por lo general, los osos polares adultos viven solos, pero han sido vistos jugando con otros osos polares durante horas e incluso abrazándose mientras dormían. Los oseznos son juguetones. Pueden bramar, rugir, gruñir, resoplar y ronronear.

Son menos vulnerables a enfermedades infecciosas y a parásitos que la mayoría de los mamíferos terrestres. Con escasa frecuencia viven más de 25 años. El oso polar más viejo que existió, del que se tiene registro, murió a la edad de 32 años y la osa polar más vieja en cautiverio murió en 1991 cuando tenía 43 años. Cuando los osos polares salvajes envejecen, llegan a ser demasiado débiles para cazar comida. Mueren poco a poco de hambre. Aparte de eso, los osos polares salvajes heridos gravemente en peleas o accidentes, pudieran también morir dado que no pueden cazar más. También mueren de hambre.

Los osos polares son depredadores de nivel superior. No tienen ningún depredador, aunque a veces sus crías son devoradas por lobos hambrientos u osos pardos.

Los osos polares se han cazado por largo tiempo por la piel, carne, grasa, tendones, vesícula biliar y dientes caninos. Han sido cazados por los nativos del ártico. Tenían la costumbre de utilizar algo para distraer al oso, y después le arrojaban lanzas o flechas. La piel era utilizada para hacer pantalones y calzado. La carne es comestible. La grasa era utilizada en alimentos y como combustible para iluminar los hogares. Los tendones eran utilizados como hilos para coser la ropa. La vesícula biliar y, a veces, el corazón del oso eran secados y pulverizados para preparar medicinas. Los grandes dientes caninos eran utilizados para hacer amuletos. No muchos seres humanos han vivido en el frío extremo del ártico, por lo tanto, la caza de osos polares no afectó su población.

El oso polar en peligro por el calentamiento global

El 15 de mayo de 2008, el gobierno de los E.E.U.U. ha clasificado a los osos polares como una especie amenazada bajo el Acta de especies en peligro de extinción. Los efectos del calentamiento del planeta han afectado de manera significativa a la forma de vida de los osos polares. Debido a las temperaturas más cálidas, el hielo marino ahora se derrite mucho antes que hace 30 años. Lo explicado anteriormente significa que los osos polares tienen una estación más corta para alimentarse y mueren finalmente de desnutrición. Aparte de esto, la contaminación y los derrames de petróleo en el Océano ártico también amenazan la vida de los osos polares. La organización U.S Geological Survey predice que dos tercios de los osos polares del mundo desaparecerán de la faz de la tierra en el 2050 debido al calentamiento global. La cantidad de hielo marino en el ártico está haciéndose más y más pequeña cada década, como puedes ver en el mapa abajo. Si desaparece dicho hielo marino, el pobre oso polar estará en un gran problema, y pudiera no sobrevivir, excepto en parques zoológicos.

El hábitat del oso polar es amenazado por el calentamiento del planeta
El hábitat del oso polar es amenazado por el calentamiento del planeta

One thought on “Oso polar”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *