Salamandras

Hay cerca de 500 especies de anfibios llamados Salamandras. Tienen cuerpos finos, narices cortas y colas largas. Como todos los anfibios, son vertebrados y de sangre fría. La mayoría de las salamandras tienen 4 dedos en sus patas delanteras y 5 dedos en sus patas traseras. Tienen 4 piernas como un lagarto. No tienen garras. Pueden trepar árboles con sus pies.

Algunas salamandras viven en el agua, algo en tierra
Algunas salamandras viven en el agua, otras en la tierra

Hábitats de la salamandra

Tienen piel húmeda porque viven cerca del agua o en el agua. La mayoría de los tipos de salamandra viven en humedales como pequeños arroyos o charcas.  Se encuentran en casi todas partes del mundo a excepción de los desiertos y cerca de los polos norte y sur. No se encuentran en Australia, la Antártida ni la mayor parte de África. Un tercio de las especies descubiertas de salamandras se encuentra en Norteamérica. Algunas salamandras pasan toda su vida en el agua, otras pasan tiempo en el agua de vez en cuando y algunas pasan toda su vida adulta en tierra.

Las salamandras pueden volver a crecer sus miembros así como otras partes del cuerpo cuando las dañan, como algunos lagartos pueden hacer crecer sus colas. Sin embargo, las salamandras están más vinculadas a las ranas y no a los lagartos, aunque se parezcan más a un lagarto que una rana. La mayoría de las especies de salamandras tienen miembros pequeños, o no tienen miembros, lo que las hace parecerse a una anguila. A menudo poseen colores brillantes. Las salamandras que permanecen bajo la tierra suelen ser de color blanco o rosado.

La mayoría de las salamandras son muy pequeñas, pero hay algunas realmente enormes. Varían de tamaño desde las salamandras minúsculas con una longitud de 2,7 cm incluyendo la cola, a la salamandra gigante china, el anfibio más grande de todos, que puede alcanzar hasta 180 cm y pesar hasta 65 kg. La mayoría de las salamandras miden entre 10 cm-20 cm de largo. Mudan su capa de piel externa regularmente a medida que van creciendo – ¡Y luego comen esa piel muerta!

Parece un lagarto, pero está más bién una rana
Esta salamandra moteada parece una lagartija, pero es más similar a una rana

Las diversas especies de salamandras tienen métodos diferentes de respiración. Aquellas que no tienen pulmones respiran a través de sus branquias. La mayor parte de estas branquias se ubican fuera de sus cuerpos, situadas a cada lado de su cabeza. Algunas salamandras viven en tierra y tienen pulmones para ayudarlas a respirar. Sus pulmones son simples.  La mayoría de las especies, como el Proteo (Proteus anguinus), tienen pulmones y branquias cuando llegan a la adultez. Algunas salamandras que viven en tierra no tienen ni pulmones ni branquias – respiran a través de su piel. Algunas especies con pulmones también pueden respirar a través de su piel.

La piel de las salamandras produce la mucosa que ayuda a mantenerlas húmedas cuando están en tierra seca, y también les ayuda a mantener su equilibrio salino mientras están en el agua. Esta mucosa también proporciona una cierta clase de lubricación útil para nadar, lo que les ayuda a desplazarse a través del agua con facilidad. Con la ayuda de este lubricante y de sus pies reticulados, las salamandras son grandes nadadoras. ¡Cuidado! Algunas salamandras producen veneno en las glándulas en su piel para protegerlas contra depredadores.

¿Qué comen las salamandras?

Tienen una lengua pegajosa que les ayuda a atrapar su presa. Algunas salamandras pueden estirar su lengua muy lejos para coger su presa. La mayoría de las especies de salamandra tienen pequeños dientes en los maxilares superiores e inferiores, a diferencia de las ranas, que sólo tienen dientes en el maxilar superior. ¡Incluso las larvas de salamandras tienen dientes! A las salamandras les gusta comer caracoles.

Las salamandras a menudo se colorean brillantemente
Las salamandras suelen tener colores brillantes

Tienen un buen sentido del olfato pero no escuchan muy bien.  La mayoría de las salamandras tienen buena visión, excepto las salamandras que viven bajo tierra – sus ojos pueden hasta estar cubiertos por una capa de piel. Utilizan sus ojos para cazar para su comida. Las larvas y las salamandras adultas que viven en el agua tienen una línea de detección especial en sus lados (como los peces) para detectar el movimiento y vibraciones en el agua. Este órgano sensorial los protege contra sus depredadores. No tienen oído externo. Utilizan su cola para escaparse rápidamente cuando necesitan. Cuando un depredador ataca a una salamandra, la cola de la salamandra se desprende de su cuerpo y se agita durante algún tiempo, lo cual le da a la salamandra una oportunidad para escaparse mientras que el depredador es distraído por la cola. Dentro de sólo algunas semanas, la salamandra puede volver a crecer la cola y cualquier otro miembro que haya perdido en el ataque.

Las salamandras ponen sus huevos en el agua. Pasan la primera parte de su vida en el agua. Los huevos eclosionan en larvas. Estas larvas tienen branquias para respirar. Dependiendo de la especie, la etapa larval puede tener piernas o no. La etapa larval puede durar días como puede durar años, dependiendo de la especie de salamandra. Algunas especies, como la salamandra de Dunn, no tienen ninguna etapa larval. Los bebés se parecen a su papá y su mamá.

El número de salamandras en el mundo se está reduciendo debido a la destrucción de bosques y humedales por parte de los humanos, y debido al cambio climático.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *