Tuátara

El tuátara es un reptil nativo de Nueva Zelanda.  Parece un lagarto, pero no lo es. Esta especie es única porque son los únicos supervivientes de un grupo antiguo de reptiles que vivía en la Tierra al mismo tiempo que los dinosaurios. La mayor parte de la especie murieron hace largo tiempo, quedando apenas algunos en Nueva Zelanda. A los Tuátaras se los ha llamado fósiles vivos. Pueden llegar a vivir más de 100 años. La esperanza de vida promedio es de 60 años.

¡Sólo hay dos especies de tuátaras en el mundo entero! El Tuátara de Cook Strait (los científicos lo llaman Sphenodon Punctatus) es más grande que el Tuátara de Brother Island, por lo cual tiene el privilegio de ser el tuátara más grande del mundo.

Tuatara y ser humano
Tuátara y Humano

Hábitat y dieta del Tuátara

Los tuátaras sobrevivieron bien en Nueva Zelanda debido al clima frío. No sobreviven bien cuando la temperatura pasa por encima de los 28 ºC . Les agrada mantenerse debajo de los 5 ºC. Sin embargo, suelen tomar sol para calentar sus cuerpos. Los tuátaras bebé suelen ocultarse debajo de troncos y piedras. Los tuátaras adultos son activos durante la noche y duermen durante el día. Cazan en la noche, y comen insectos (especialmente wetas), gusanos, babosas, milpiés – ¡y  tuátaras jóvenes! Para evitar convertirse en bocado de algún despiadado tuátara adulto, los tuátaras jóvenes se ocultan y descansan durante la noche, y salen sólamente en el día.

Los tuátaras pueden sobrevivir en temperaturas mucho más bajas que otros reptiles. Hibernan durante el invierno, pero permanecen en actividad incluso si la temperatura cae a 5º C. El tuátara se siente más cómodo cuando la temperatura se mantiene entre los 16 ºC y 21 ºC. ¡Esto es mucho más frío que los demás reptiles soportan! La mayoría de los reptiles tienen temperaturas corporales de alrededor de 20 ºC, mientras que la temperatura corporal del tuátara se mantiene sobre los 5 ºC – 11 ºC .  Los tuátaras tienen temperatura corporal baja porque gastan energía muy lentamente.

Datos del Tuátara

Las tuátaras madre ponen sus huevos de cáscara blanda una vez cada 4 años. Los huevos tardan de 12 a 15 meses en eclosionar. Los huevos más calientes suelen convertirse en un tuátara masculino, mientras que los huevos más frescos suelen convertise en un tuátara femenino. Debido al calentamiento del planeta, los científicos pronostican que Nueva Zelanda tendrá muchos más tuátaras masculinos que tuátaras femeninos en el futuro. ¡Si no hay bastantes tuátaras femeninos, el tuátara podría extinguirse!

A veces, un tuátara puede invadir la madriguera de un ave marina y comerse los huevos y los polluelos del ave marina. A veces los mismos tuátaras hacen madrigueras para ellos mismos. Su mordedura puede causar heridas serias. ¡Cuidado! Los tuátaras muerden si te acercas demasiado, y pueden que no te suelten fácilmente.

Un tuátara masculino puede medir cerca de 61 cm de largo y un tuátara femenino cerca de 45 cm. El Zoológico de San Diego ha informado sobre tuátaras que crecieron los hasta 80 cm. Un tuátara masculino pesa cerca de 1 kilogramo y las hembras pesan más o menos la mitad.

Tuatara - no un lagarto
Foto de un tuátara – ¡No es un lagarto!

Los tuátaras tienen una cresta espinosa prominente a lo largo del cuello y la parte posterior. Por eso los maoríes los llamaron tuatara, que significa espalda espinosa en la lengua maorí. Los machos utilizan esta cresta espinosa para luchar entre ellos. La cresta es triangular. Los varones tienen crestas más grandes que las hembras. La cresta se puede atiesar para que parezca más grande.

Los tuátaras tienen un arreglo muy interesante de dientes – dos filas en el maxilar superior y una fila en el maxilar inferior. La punta de la mandíbula superior es parecida a un pico. Cuando la boca se cierra, la fila de dientes inferior se acomoda entre las dos filas de dientes superiores. Ningún otro reptil tiene este arreglo de dientes. Aunque las serpientes tienen filas dobles de dientes en su mandíbula superior, se acomodan de manera diferente de los dientes de los tuátara. Los maxilares superior e inferior se encuentran unidos por ligamentos. Los tuátaras mastican moviéndo la mandíbula no sólo hacia arriba y hacia abajo, sino que también hacia atrás y hacia adelante . Esto les ayuda a penetrar capas externas duras y los huesos de su presa con su mordedura fuerte. Desafortunadamente sus dientes no son reemplazables. A causa de eso, los tuátaras más viejos deben cambiar su dieta a presas más suaves como lombrices de tierra, larvas y babosas cuando sus dientes se desgastan. Estos tuátaras viejos llegan a un punto donde deben masticar su comida con los huesos lisos de sus mandíbulas. ¡Hasta ahora nadie ha inventado dientes postizos para tuátaras!

El tercer ojo del Tuátara

¡Los tuátaras tienen 3 ojos! El tercer ojo es diferente de los otros – es pequeño, se encuentra sobre la cabeza, debajo de la piel en los adultos – y sólo es visible en tuátaras bebé. No puede ver demasiado, apenas distingue la diferencia entre la oscuridad y la luz. Aunque los tuátaras no tienen ningún tímpano y ningún agujero de oído, pueden oír.

Nombres científicos de los Tuátaras

Hay dos especies de tuátaras. En primer lugar está el Tuátara de Cook Strait (los científicos lo llaman Sphenodon Punctatus). Éstos viven en la Isla Stephens. Sus colores varían desde el verde oliva al gris, al rosa oscuro o al rojo ladrillo. Tienen piel moteada, a menudo con puntos blancos, que es de donde proviene su nombre Punctatus, que en latín significa “moteado”. En segundo lugar está el Tuátara de  Brother Island, llamado Sphenodon Guntheri. Éstos son mucho más raros. Se encuentran en la Isla Brothers, en el Estrecho de Cook (Cook Strait). El Estrecho de Cook es el pasaje entre la Isla Norte y la Isla Sur de Nueva Zelanda. Hay menos de éstos y son más pequeños que el Tuátara de Cook Strait. Los Tuátaras de Brother Island tienen piel de color marrón oliva con los motas amarillentas.

El mapa debajo muestra el Estrecho de Cook, al cual el tuátara más grande debe su nombre.

[mapa: http://maps.google.com.au/maps?sll=-40.900557,174.885971&sspn=12.151905,28.54248&ll=-41.319076,174.671631&spn=6.039254,14.27124&t=h]

Los colores verde oliva y marrón oliva les ayudan a coincidir con su entorno. Así pueden ocultarse de sus depredadores. Pueden cambiar de color sobre el curso de su vida – mudan su piel de 3 a 4 veces por año cuando son jóvenes , y por lo menos una vez al año cuando son adultos.

Los tuátaras vivían en la Isla Norte e Isla Sur de Nueva Zelanda, pero se extinguieron en aquellos lugares debido a la pérdida de su hábitat, y muchos fueron comidos por ratas del Pacífico. Estas ratas del Pacífico (Kiore) fueron traídas a Nueva Zelanda por humanos que llegaron a Nueva Zelanda en los años 1250-1300 d. C. Hoy en día, los tuátaras se pueden encontrar solamente en 32 islas costeras que no tienen ninguna rata, en el Estrecho de Cook y sobre la costa nordeste de la Isla Norte. La población total de las especies y de las subespecies de Tuátara se encuentra entre los 60.000 a 100.000.

En 2005, 70 tuátaras adultos fueron trasladados al Santuario Natural de Karori en Wellington. Hay varios programas de cría del tuátara en Nueva Zelanda. Por ejemplo, el museo de Southland en Invercargill (Southland Museum and Art Gallery) fue el primero en realizar un programa de cría del tuátara. Crían el Sphenodon Punctatus. Los zoológicos de Hamilton y de Wellington también crían tuátaras y para luego liberarlos en la naturaleza, cuando son capaces de cuidar de sí mismos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *